Ajustar una Puerta es una Tarea Sencilla

Cerrajeros autorizados
A veces el tiempo, la humedad o el tiempo de uso alteran la posición de las puertas, impidiendo que cierren correctamente o que se desprendan de su base. Si te ves ante una situación como éstas y alguna de las puertas de tu vivienda se ha desajustado, no te preocupes, que con un poco de paciencia y unas herramientas básicas podrás resolver el problema.
Lo primero es desmontarla, para lo cual debe retirar las bisagras. Una vez hecho esto revísalas, a fin de decidir si les haces mantenimiento para reutilizarlas o si deben ser cambiadas por unas nuevas.
De ser así, cerciórate que tengan las mismas dimensiones, pues en la cerrajería encontrarás distintos tamaños y modelos, pudiendo ser una buena idea llevarte una de las viejas como modelo para adquirir la que instalarás. Recuerda retirar las otras bisagras del marco de la puerta.
Si no salen fácilmente, unos pequeños golpecitos con un martillo o con el mango de un destornillador facilitarán extraer el perno que mantiene la puerta en su posición.
Desmonta la puerta, y si estás preparado para ello, aprovecha y le haces mantenimiento antes de instalarla nuevamente. Limpia su superficie y líjala si presenta alguna imperfección, para proceder a pintarla o barnizarla.
Haz lo mismo con el marco; procede a limpiarlo y barnizarlo para garantizar mayor tiempo de durabilidad. De esa manera no sólo quedarán las bisagras ajustadas para devolverle el movimiento y posición correctos a la puerta, sino que contarás con una estructura renovada que durará mucho más tiempo.
Espera el tiempo prudencial para que se seque el barniz o la pintura que hayas aplicado. Coloca las bisagras en su lugar; si has decidido reutilizar las viejas, acéitalas después de limpiarlas y verifica su funcionamiento antes de instalar nuevamente la puerta y listo, tarea completada!

Última Modificación

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…